Cómo embalar para una mudanza

En tiempos de crisis las mudanzas están a la orden del día hasta que consiguen asentarse: alquiler, cambio de compañeros, de trabajo, de destino, de ciudad… pero en todos los casos cambio de vida, con cosas que dejaste por el camino, reencuentros con aquellos objetos o prendas que creías olvidados, la necesidad de hacer “borrón y cuenta nueva”, desprenderte de lo viejo para dejar sitio a lo nuevo.

Por eso, el primer paso es planificar todo con antelación. Buscar cajas para mudanzas con un tamaño medio, que no resulten molestas para mover ni excesivamente pesadas, materiales para embalaje como plásticos de burbujas, cinta de precintar, rotulador y film transparente para los muebles.

Es recomendable embalar por habitaciones y hacer una lista de lo que se guarda en cada caja, numerándolas e incluso poniendo alguna palabra o frase descriptiva para identificarlas con facilidad.

A la hora de comenzar a empaquetar precintar doble por la parte inferior, colocar abajo lo más pesado dejando lo ligero en la parte superior, cubriendo aquello más delicado con plásticos o esponja, procurando no dejarlo en los bordes, nunca llenando una única caja de objetos frágiles, sino procurando meterlos entre otros que puedan servir para acolchar en caso de golpes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en mudanzas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s